La pantalla de luz

Como ya os he explicado anteriormente, soy bastante aficionado a trabajar con la pantalla de luz. Me sirve para planificar bien las viñetas, para recolocar esos personajes que están en mal sitio, para limpiar el dibujo o directamente para entintar. Pero no sé os habéis fijado (si sois aficionados a dibujar cómic lo habréis comprobado) que no hay en el mercado muchas pantallas de luz adecuadas a lo que hacemos nosotros, con un tamaño adecuado para las hojas de dinA3 y verticales.

Hasta ahora yo trabajaba con un invento muy simple que me ingenié para salir del paso que consistía básicamente en: metacrilato tamaño dinA3, mini-fluorescente y cuatro cachos de madera para hacer de soporte. Algo tan básico como esto:

Os admito (avergonzado) que con este churro de pantalla he hecho el Ramon Llull entero. Cosas de las prisas, y de la mala planificación… El principal problema que tiene este “invento” es que tienes que trabajar sobre plano, con lo que si estás mucho rato trabajando se te carga la espalda. Además, tienes que bajar las persianas y cerrar todas las luces para poder ver algo, porqué con un solo fluorescente no es suficiente y te dejas la vista. Y finalmente, es un coñazo tener que montar todo el dispositivo cada vez que quieres usar la pantalla.

Pues bien, curioseando por el magnífico blog de Jaime Martín me encontré con esta entrada, en la que enseña la mesa portátil que le hizo su padre. Me dio una idea: mi padre también es un manitas, yo también le podría pedir que me hiciera un buen invento, una pantalla de luz adecuada a mi trabajo, hecha a medida…

Ahora que he tenido algo más de tiempo, me he puesto a diseñar qué es exactamente lo que necesitaría. Mi padre se ha puesto a trabajar, y mirad la maravilla que ha creado:

El interior de la pantalla con cuatro fluorescentes

El sistema eléctrico y el soporte exterior de la pantalla, con agujeros para ventilación

Y situando el metacrilato ya tenemos la pantalla acabada

Como véis, es perfecta para lo que yo necesito. Trabajo con hojas de papel ligeramente más grandes que el A3, así que la superficie de trabajo está dimensionada sobradamente, para no sufrir estrecheces. No tiene ningún resalte por los lados, de tal forma que al mover la hoja por encima de la superficie, no hay ningún relieve que pueda deformar la hoja. Se situa sobre la mesa de dibujo y simplemente inclinando la mesa ya tienes la pantalla inclinada con el ángulo que deseas, de forma que no te cargas la espalda al trabajar con ella. Cuando acabas con ella, la puedes guardar sin tener que desmontar nada. Tiene un soporte inferior, para evitar que caiga la hoja al trabajar inclinado, y lo mejor de todo (algo que no teníamos previsto), al ser la superficie de metacrilato, aunque la mesa esté inclinada la hoja se aguanta perfectamente por electrostática. La hoja se adhiere a la pantalla y no se cae, como podéis ver en la foto, así que puedes situarte cómodamente con la hoja a la altura deseada y no tienes ni que aguantarla.

La pantalla de luz sobre la mesa inclinada

En fín, como véis estoy muy contento con el resultado, y mi espalda y mi vista lo agradecen! Un crack, mi padre!

4 responses to “La pantalla de luz

  1. Hola Eduard.
    Una pantalla de luz de lo más profesional. La generación de nuestros padres, en general, era bastante “manitas”. Y aunque no se hablaba de la cultura del reciclaje, ellos ya lo venían practicando desde su infancia.

    Ánimo con ese nuevo proyecto.

  2. Si algun cop se t’espatlla i en necessites un d’urgències, per a aquesta fi jo faig servir l’aparell que fan servir els metges per a visualitzar radiografies.

    Amb la tinta té els problemes de què es pot escalfar massa (sobretot un model antic amb llums d’alt consum) cosa que pot fer que no flueixi bé, i la superfície no és del tot adequada per a què l’entitat tingui vida. Però amb el llapis és molt eficient.

    Això sí, ton pare és un manetes.

  3. Renoi!…aixó es un 4 estrelles de la llum! Sembla molt a la meva que ja coneixes però em guanya en potencia de llum i tamany. La meva es obra del meu sogre. Ah… la familia!

    Una abraçada

  4. Hola,
    Pues sí, Jaime, la generación de nuestros padres estaba mucho más preparada en ese sentido. Yo mismo, después de cinco años de ingeniería, me acerco a un enchufe y me entra miedo😉
    Sí, la idea era la mateixa que la llum de les radiografies, però dissenyada per a cobrir les necessitats del dibuix. La idea és senzilla, però és cert que el meu pare li ha donat un acabat fantàstic.
    I sí, Rubén, sort en tinc del suport (i la paciència) de la família😉
    Una abraçada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s