Monthly Archives: Desembre 2010

Bones festes!

Felices fiestas! Joyeux Noël! Merry Christmas! Fröhliche Weihnachten! Buon Natale!

:o)

Anuncis

Documentación: Uniformes

Creo que ya os he comentado anteriormente lo mucho que disfruto buscando documentación. Una de las cosas más vistosas y agradecidas en un cómic de época como el Convoy, es dibujar uniformes. Afortunadamente, es fácil saber cómo ivan vestidos los policias, militares, etc. en cualquier época, la documentación gráfica es abundante.

En el caso que nos ocupa, podéis ver unos ejemplos con el uniforme que corresponde a los años 40 de gendarmes y oficiales médicos del ejército francés, y cómo los he representado en esta viñeta:

En grande si clicáis sobre la imágen.

A todo esto, deciros que voy por la página 52 del primer volúmen. Estamos ya en la recta final! Esto es como una maratón, no hay nada como saber que te quedan unos pocos cientos de metros para que se te levanten los ánimos ;-D

El horario de un dibujante de manga

Acabo de encontrarme con esto en la web de entrecomics (originalmente en The Beat). Me he quedado alucinado. Se trata del supuesto horario semanal de un dibujante de cómics japonés.

Si lo miráis con detalle veréis lindezas como: Tres horas libres a la semana, de cinco a siete horas de sueño al día (dos el lunes), dos comidas al día (una en sábado, domingo y lunes), y el resto del tiempo dibujando o reunido con el editor.

Sinceramente, no creo que sea cierto, seguro que es una exageración o un bulo, aunque no deja de coincidir con la leyenda que corre al respecto de los dibujantes de manga, con unos horarios tan apretados que son capaces de producir -y aquí la elección del verbo no es casual- entre 15 y 20 páginas a la semana.

En cualquier caso sí sería representativo de una forma de hacer cómics parecida a la de una linea de producción, en la que cada cual cumple su parte, ya sea el dibujar fondos, o el entintado… como quién pone tornillos en un chasis. No comparto en absoluto esta forma de trabajar. No dudo de su efectividad ni de su productividad, pero sí de su capacidad artística. Estamos hablando de cómic, de narrar historias, de ilustrar, y yo me pregunto, ¿cómo es posible construir una obra artística personal en estas condiciones?.

Con esto no niego en absoluto la belleza artística de tantísimos mangas (aunque admito que tampoco soy muy leído en este campo), pero simplemente no puedo compartir una dinámica de trabajo tan explotadora con respecto al autor. Afortunadamente, el mundo del cómic europeo y americano está en las antípodas, no solo en lo geográfico.